Tarot

Conexión esotérica y su poder para amarres

No es posible otorgar acceso a tal conocimiento al primero que llega. Por tanto, para formar parte del pequeño círculo de las almas privilegiadas, era necesario demostrar que se merecía aquello de lo que se tomaba conciencia: «En la antigüedad para ser admitido en el conocimiento de los misterios había que recibir la iniciación, un conjunto de ritos y enseñanzas orales, cuya finalidad es la modificación radical del estatus religioso y social del sujeto a iniciar.

Al finalizar la prueba el neófito entró en una condición existencial completamente diferente a la anterior, es decir, se convirtió en un ser totalmente renovado.

Poder de la conexión

De hecho, la mayoría de las pruebas iniciáticas implican una muerte ritual, seguida de una resurrección simbólica o un «nuevo nacimiento». El momento culminante de la iniciación está representado por la ceremonia que simboliza la muerte del neófito y su regreso a los vivos.

La muerte iniciática constituye al mismo tiempo el fin de la infancia, la ignorancia y la condición profana. Por tanto, la iniciación es la entrada a una nueva vida, concebida como una verdadera existencia espiritual abierta a los valores más profundos del ser, impregnada del sentido divino y del auténtico conocimiento de la vida. Todo esto hace posible el ascenso interior que conduce de grado en grado a un estado de perfecta iluminación.

Así tiene lugar la regeneración del alma

El iniciado es el que vibra al unísono con el sonido del universo, por lo que no necesita la palabra para expresarse. La obligación de no revelar los secretos de los misterios en los que ha sido admitido no es una carga, en la medida en que entiende el silencio como el espacio que separa al hombre del conocimiento de las cosas divinas.

Al macerar su egoísmo en largas meditaciones, alcanzará un nivel muy notable de autoconciencia.

La modestia y la sabiduría serán sus compañeros en la conversación

Se despojará de todo oropel inútil y de toda palabra ofensiva, anulando su propia humanidad si es necesario, para recibir ese estado de iluminación que es el objetivo principal de todos aquellos que buscan la verdad perdida. Trabajará no desde la cima de la pirámide sino desde la base, con solidez, lentitud, paciencia y diligencia, usando voluntad y sentido de la proporción. El silencio iniciático, legado de los misterios antiguos, también forma parte de todas las reglas monásticas.

Permite al individuo reconstruir su interioridad trabajando en la sagrada quietud del templo; constituye el preludio de la Revelación, porque conduce al punto más íntimo de uno mismo, donde la eternidad, como un mar vivificante, devuelve al ser humano a sus orígenes divinos. Ésta es la regla de oro del iniciado y del sabio: saber estar en silencio.

El propio Pitágoras lo impuso a sus discípulos

El iniciado nunca aprenderá tanto de mil libros como de sentarse bajo un árbol para escuchar su propio silencio, que en realidad tiene un sonido: una música tan remota que sólo los que tienen un corazón puro pueden percibirla. Los que saben o han aprendido no necesitan comunicarse con palabras, por lo que el neófito debe entender que permanecer en silencio no solo significa guardar un secreto, sino aprender a escucharse a sí mismo y al de los demás.

Cuando el discípulo está listo, el Maestro que habita en él se manifiesta

En el momento en que el discípulo se prepare, mediante la auto-purificación y la disciplina del autoconocimiento, su guía también estará presente.

Tal guía enseñará trabajando dentro del estudiante envolviéndolo completamente en todos los aspectos de su existencia. Esta gran presencia obra a través del Espíritu, pero para que esto suceda, uno debe perfeccionarse a sí mismo a través del pensamiento, la palabra y la acción correctas, usando desinteresadamente sus poderes en beneficio de la humanidad; así, el lenguaje cósmico inmortal será traducido al lenguaje y las ideas de los hombres mortales, y la intuición será el medio de esta recepción. Cuando se complete la preparación del alumno, la comunicación con el Maestro superará barreras físicas y distancias inconmensurables, por lo que la verdad estará más cerca.

Este encuentro, tan codiciado por los esoteristas, como el Amarrado y claveteado es la única forma de entrar en contacto con el arquetipo y conocer el verdadero ser de uno. Fusionándose con este contacto y asimilando su imagen o símbolo, será posible captar su significado más oculto y transformarlo según las propias necesidades cognitivas y evolutivas. Llegar a la plenitud de la enseñanza iniciática es iniciar el diálogo con el verdadero Maestro que se esconde en nosotros, en un diálogo que, si lo queremos, no terminará nunca ”.